...

15 views

El fuego y tú.
Tú y el fuego se parecen mucho,
sobre todo cuando traes esa mirada
de deseos congregados
y me imprimes con los ojos
quemaduras que perduran...

Si, te pareces mucho al fuego,
porque cuando estás,
cuando eres,
al mínimo contacto de tus dedos,
una parte de mi se expande,
cómo un metal que responde y toma forma.

El fuego y tú
tienen un rostro semejante,
no sé si es porque en la hipertermia de besarte
se espanta cualquier lejano invierno,
pero me siento un bosque en llamas.

Lo inverosimil es,
que cuando parece que te apagas,
cuando no vienes,
la oscuridad me atrapa...
y me hago poco.


Carlos Joel.








© All Rights Reserved